viernes, 10 de febrero de 2012

Mujer de oficina

Una colilla con rouge sabe a mujer fuerte. Deja allí su autonomía, la sangre en el perfume de las veces que la miran en la calle. El verso de los tacos es el rastro histérico de sus tensiones del día. Ella se va hacia el viento cansando sus pensamientos inertes, sus papeles, sus clases de yoga. El cigarrillo acalla la ansiedad de saberse mujer. Mueren resucitándose en sus límites en el cordón de la vereda, los hombres que la han lastimado. Ella lo disfruta y se va hacia alguna oficina con aire acondicionado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores